¿Cómo cuido mis pinceles?

Les contamos cuál es nuestro kit básico para cuidar una herramienta clave: EL PINCEL. Con pocos materiales y constancia podés alargar la vida útil de tus pinceles vos también.

Nuestro kit de lavado incluye: jabón blanco, esponja de acero, rayador de manzanas, aceite neutro, suavizante.

-Jabón blanco (tipo La Perdiz o en su defecto shampoo o detergente) Cuando terminamos de usar un producto al agua, descargamos el exceso de pintura en un papel absorbente y lo aclaramos con agua. Luego lo pasamos en varios sentidos por el pan de jabón y con la yema de los dedos masajeamos el pincel para eliminar los restos de pintura. Si se trata de una pintura sintética, luego de sumergirlo en un disolvente, reiteramos el paso anterior para desengrasarlo. Enjuagamos en agua.

-Esponja de acero (la de lavar los platos o viruta) La empleamos para sacar la pintura seca del mango y virola. También en el mismo sentido de las cerdas podemos pasar suavemente para raspar restos de pintura seca.

-Rayador de manzanas: lo utilizamos para ayudarnos a sacar el exceso de pintura pasando el pincel por él en uno y otro sentido y muy despacito, en forma circular.

-Aceite neutro (o de bebé): cada algunas semanas, mimamos a nuestros pinceles con una gotita de aceite. Esto les devuelve la nutrición.

-Suavizante: luego del lavado del pincel, una opción es usar suavizante o crema de enjuague para ayudar a mantener los pinceles suaves.

Fundamental:

-Nunca secar el pincel boca abajo. Colgarlo y si no tiene agujero, apoyarlo sobre un paño en forma horizontal.

-No dejar secar la pintura. Aunque existen métodos y productos para recuperarlos, el daño puede ser irreparable.

-No mezclar los pinceles para distintos tipos de pinturas.

-No dejar mucho tiempo los pinceles sumergidos en agua o disolventes. Tratar de lavarlos inmediatamente para prolongar su duración.

COMPARTIR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *